Robo de armas

Con la legislación española los cazadores son victimas por partida doble, primero por parte de los delincuentes, y después gracias a la administración.